Proyector DLP vs LCD: diferencias y cómo elegir

Inicio » Elección del proyector » Proyector DLP vs LCD: diferencias y cómo elegir

En esta guía, explicamos cuáles son las diferencias entre los proyectores DLP y LCD.

Haremos esto porque a menudo hay mucha confusión sobre esto y porque la elección de un proyector también depende del chip de procesamiento de luz. Se trata de una cuestión bastante técnica, que intentaremos abordar con palabras sencillas, para que comprenda cuál de las dos tecnologías se adapta mejor a sus necesidades.

¿Qué significan DLP y LCD?

Como se mencionó anteriormente, elegir un proyector nunca es una tarea fácil, ya que hay muchos factores que entran en juego, como el valor ANSI Lume de una lámpara, la relación de contraste, la tecnología de conexión y más.

En la lista de elementos a tener en cuenta, también encontramos la tecnología en la que se basa el proyector, que es determinante para determinar la calidad de la imagen proyectada en la pantalla. En este sentido, las tecnologías que podrá encontrar son esencialmente tres, a saber, DLP, LCoS y LCD. Hoy solo nos centraremos en DLP y LCD y para empezar necesitamos explicar brevemente de qué se trata.
-DLP. Sistema de procesamiento digital de luz producida por la presencia de uno o tres chips.
-LCD. Pantalla de cristal líquido, un tipo de producción de haz de luz que se encuentra especialmente en proyectores de bajo costo.
-LCoS. Cristales líquidos sobre silicio.

Por lo que se ha dicho, la tecnología DLP es la mejor hasta ahora, la más profesional en el mercado de los proyectores. Sobre todo cuando hablamos del DLP de tres chips, que no encuentra ningún término de comparación en cuanto a la calidad del haz de luz.
Por otro lado, eso no significa que tendrá que gastar mucho dinero en un proyector DLP de tres chips, ya que incluso los que tienen un chip y los que tienen tecnología LCD pueden ser bastante eficientes.
Como suele ser el caso, todo depende de sus necesidades específicas.

Cómo funcionan los proyectores DLP

Es mejor comenzar con DLP, porque es la tecnología más poderosa, presente en los proyectores de alta gama.
En estos casos, nos encontramos ante un tipo especial de chip, de dimensiones microscópicas y denominado DMD, que se integra con una superficie reflectante para cada píxel de la imagen.
El propósito de este sistema es darle al chip la posibilidad de rotar estas superficies, de manera que se maneje mejor el haz de luz proyectado por la lámpara del proyector. Recuerde que la composición de la imagen completa es posible gracias a dos opciones, 1 viñeta o 3 viñetas.

En las tecnologías DLP de un solo chip, esto generalmente se encuentra entre la lámpara del proyector y un disco llamado rueda de color. Esta rueda se divide a su vez en diferentes zonas, y cada zona está equipada con un filtro particular. Hablamos de tres filtros, rojo, azul y verde, más uno opcional no siempre presente, el blanco. En algunos casos, puede haber otros colores adicionales, como magenta y amarillo, y siempre depende de las opciones del fabricante.
En la práctica, la rueda gira a muy alta velocidad, dando lugar a una proyección rica en color, con una reproducción perfecta de la imagen en pantalla.
Estamos hablando de un ciclo de rotación muy rápido, que se repite varias veces por segundo, y que asegura la formación de la imagen.
Hay que decir que la rueda de colores no siempre está presente, y que en ocasiones es reemplazada por un sistema de LED y láser o por un mecanismo electrónico.

Cómo funcionan los proyectores LCD

Existen profundas diferencias técnicas entre las tecnologías DLP y LCD. En el primer caso, como se mencionó, existe un chip DMD compuesto por espejos, que tienen la función de reflejar la luz emitida por la lámpara. En el caso de las pantallas LCD, sin embargo, existen pequeños paneles de cristal líquido cuyo propósito es transmitir luz. Por lo general, estas tecnologías se basan en la presencia de tres paneles, cada uno correspondiente a los colores primarios, rojo, verde y azul.
En otros casos, también hay un cuarto panel, que sirve para mejorar la calidad de reproducción del color en la pantalla.

Los filtros ópticos internos tienen entonces un componente que tiene la tarea de canalizar cada uno de los tres colores en sus respectivos paneles. Así se componen las imágenes en pantalla, aunque técnicamente esta fase incluye varios detalles muy complejos. Concretamente, se envía una señal eléctrica por cada píxel, que es alterada por el sistema de proyección LCD, dando lugar a la composición de las imágenes finales.
De hecho, la operación se realiza mediante la transmisión del haz de luz, que atraviesa los paneles LCD y se convierte en píxeles en la pantalla de proyección, alternando entre píxeles claros y oscuros.

Cómo elegir entre un proyector DLP y LCD

Si se pregunta qué elegir entre las dos tecnologías, sepa que la respuesta es menos compleja de lo que piensa.
La elección, de hecho, depende principalmente del tipo de contenido que desee proyectar en la pantalla. Porque una cosa es proyectar un gráfico de powerpoint, otra es proyectar una película en alta definición.

Comenzamos señalando que DLP y LCD son buenos en ambas situaciones, pero en algunos casos uno de los dos tiene prioridad sobre el otro. Por poner un ejemplo, las presentaciones profesionales siempre requieren más brillo, y aquí DLP resulta imbatible. Si planea usar el proyector principalmente para video, también puede elegir la pantalla LCD.
En realidad, lo que marca la diferencia es la calidad general del proyector, si no es del mismo nivel, las dos tecnologías no serán adecuadas para una proyección válida.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que al mismo precio, no existen grandes diferencias entre la calidad de imagen de DLP y la del sistema LCD. Sin embargo, cabe destacar que cuando aumenta la brecha entre el precio de un proyector y otro, surgen estas diferencias. Dicho esto, encontramos una serie de elementos que merecen un examen más detenido.

Reproducción de color
Ambas tecnologías son excelentes en cuanto a reproducción de color, siempre que se elija, como se ha señalado en varias ocasiones, un proyector de alta gama.
Sin embargo, existen algunas diferencias que deben examinarse al realizar una comparación entre LCD y DLP.
Específicamente, la pantalla LCD es inherentemente menos vívida y brillante, ya que sacrifica algo en términos de brillo, pero presiona más el factor de calidad del color.
Los proyectores con tecnología DLP, por otro lado, cubren un espectro más amplio, con la capacidad de lograr una reproducción cromática y un brillo incomparables.
Claramente, siempre depende del precio, ya que los chips DLP baratos son inferiores a los LCD de calidad profesional.

Pixel y falta de convergencia
Cuando se trata de píxeles, es justo decir que los proyectores DLP producen una distancia más corta entre ellos que la tecnología LCD. Esto significa que la primera tecnología produce una mayor densidad, lo que hace que la imagen sea más completa y agradable, porque las distancias entre los píxeles son menos fáciles de percibir para el ojo humano.
Resulta que esta es la razón por la que DLP a menudo tiene un costo más alto que el LCD, especialmente cuando se trata de proyectores diseñados para cine en casa.

Luego, debemos pasar a la falta de convergencia, término que designa un fenómeno a menudo visible en las tecnologías LCD. Concretamente, estamos hablando de la aparición de bandas de colores horizontales y verticales en la pantalla, debido a una desalineación de los paneles. Aunque las tecnologías recientes han mejorado significativamente este aspecto, en realidad las pantallas LCD nunca estarán completamente libres de él. Este es otro aspecto que podría empujarlo a aumentar su presupuesto y comprar un proyector DLP, ya que la tecnología no adolece de falta de convergencia.
Si desea aprovechar al máximo la proyección de su hogar, DLP también se anuncia como la opción más cinematográfica por esta razón.

Rendimiento y confiabilidad
Es fundamental invertir en un producto eficaz y confiable a largo plazo, dado el gasto al que se enfrentará. Los viejos paneles LCD no eran los mejores desde este punto de vista, porque con el tiempo tendían a sufrir el fenómeno de degradación de la luz ultravioleta. Hoy en día, este problema ya no está presente, debido a una capa protectora que protege los paneles del sol.
Por otro lado, en términos de rendimiento, el problema que surge al proyectar una imagen estática durante mucho tiempo, con la aparición de un elemento del encuadre que permanece en segundo plano durante el resto de la proyección.
En cuanto a los DLP, estos pueden parecer muy frágiles, dada su estructura con muchos espejos incorporados. En realidad, este no es el caso, porque los chips DMD demuestran ser duraderos en el tiempo y pueden mantener su rendimiento sin cambios. Esto se debe a que la tecnología en cuestión se limita a reflejar la luz, lo que disminuye el nivel de estrés térmico experimentado por el sistema.

¡Si te ha gustado no dudes en compartirlo!

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad